inicio
síntomas . interés . inflación
 

Síntoma de una economía disfuncional: el interés
El interés tiene una característica fatal: ya que las ganancias por interés a su vez cobran interés, una fortuna de dinero crece exponencialmente. Es decir, las ganancias se aumentan cada vez más hasta infinito. En un mundo finito, sin embargo, todo crecimiento cuantitativo sin límite debe fracasar - un sistema de interés derrumbará. En cambio, crecimiento cuantitativo limitado puede dar lugar a un crecimiento cualitativo sin límite.

Consecuencias para los individuos
El interés pagamos todos. En todo producto y servicio en el mercado, una parte del precio es el interés que pagan las empresas productores. La parte depende del capital monetario necesitado en la producción, pero por promedio es un 30-40%. Sube hasta un 70-80% en casas y pisos, es decir el precio real de su casa sólo es una quinta parte de lo que paga.

Esto significa que las ganancias del interés no caen del cielo, sino vienen del trabajo de otros. Hoy día los trabajadores ya trabajan dos días de la semana sólo para soportar los recipientes del interés. Puesto que sólo unos pocos reciben más interés en sus ahorros que gastan en el consumo, la concentración de riqueza se vuelve cada vez más extremo.

... para las empresas
El interés es la primera competencia de toda inversión. Si la rentabilidad de una inversión es menor que la tasa de interés - pero todavía gana el dinero invertido y más -, la inversión no se hace. Por tanto, el número de los parados es directamente relacionado con la tasa de interés. Y una inversión en, por ejemplo, energía solar con una rentabilidad de 2% no se realiza mientras que con interés se puede cobrar 6%.

Además, una empresa tiene que pagar interés no sólo en sus deudas, sino también en los fondos propios, el dinero que han invertido sus socios. Si no puede hacerlo - ni siquiera en medio o largo plazo - los inversores sacan su dinero y lo ponen en el banco, para cobrar interés ahí. Por eso, toda empresa debe satisfacer primero las exigencias del capital, los trabajadores tienen que compartir entre sí lo que sobre.


 

Consecuencias para el estado
El estado mismo, emisor de la moneda, no sólo tiene que satisfacer las crecientes exigencias de los que la abusan para enriquecerse - pagando una gran parte de sus ingresos en interés a los más ricos. Además, debe procurar un crecimiento ininterrumpido de la economía, para no empeorar la situación de los trabajadores. En los países "desarrollados" la mayor parte de las inversiones ya sirve sólo para agrandar la economía, las consecuencias sociales y ecológicas no importan.

El estado incluso tiene que procurar una tasa de interés alta: si el interés es bajo, hay poca oferta de crédito porque es más cómodo retener el dinero. La disminuición de oferta de crédito consigue que el interés sube otra vez. Por tanto, nunca puede bajar de un 4-6%.

Interés con límite en 6%
Haga clic en imagen para magnificar

Mientras eso, sin embargo, existe el peligro de una deflación por falta de dinero. Ya que el estado debe evitarla, o puede crear inflación o aumentar la demanda de crédito, es decir endeudarse. Por ejemplo, construyendo centrales nucleares, comprando armamiento u otras tonterías que "queman" mucho dinero. Así, la tasa de interés siempre sigue en nivel alto, con todas las consecuencias descritas y más

El creciente endeudamiento del estado es, por tanto, muy necesario mientras crezcan las haberes sin límite. La quiebra del estado - cada estado - es inevitable

... para los países en vías de desarrollo
Estos países, "endeudado" al Primer Mundo, son poco más que una fuente de recursos naturales y alimentos baratos. Ya que tienen que pagar más que 500 mil millones dolares el año a los ricos de otros países (triple de lo que reciben en "ayuda al desarrollo"), tienen que conseguir divisas de cualquiera manera. Por tanto, venden su propia base de sobrevivir.

Cada año, los países del Tercer y Cuarto Mundo tienen que endeudarse más, sólo para pagar el interés de las deudas exigentes, ni hablar de amortización. Una espira monetaria diabólica.


En resumen: el dinero nunca está dónde se lo necesita para el comercio y se concentra dónde ya hay superfluencia: hay mucho trabajo que hacer, pero no hay dinero para pagarlo. Hay superfluencia de todo, pero gente corre hambre por falta de dinero. El dinero ha dejado ser un facilitador del comercio y se ha convertido en una barrera.


 

© 2002 . info@dineroneutral.org . clave pgp
Reproducción entera o parcial permitida y deseada, siempre cuando se indique la fuente.